“A Puro Corazón”: Ese es el motor de Cecilia, Juanita y Fresia

“Con los mega incendios nos organizamos, nos movilizamos para llevar ayuda a los damnificados, Lo hicimos, porque nosotras sabemos cómo hacerlo”, explica Cecilia Torres, la líder de esta pequeña agrupación solidaria de la región de Ñuble, que dirige desde hace años una olla común. Durante el incendio, “lo más amargo, fue ver rumas de animalitos amontonados y quemados”, describe.

Por Rocío López Torrealba

Desde hace 14 años, Cecilia Torres (46), contadora y madre, participa activamente ayudando a su comunidad en San Carlos, región de Ñuble. Y, con ocasión de los recientes mega incendios de febrero, en la zona centro sur, en apenas una semana, organizó a los vecinos para llevar hasta el damnificado Ninhue una camioneta llena con víveres y productos de primera necesidad, más un camión cargado con madera, latas de zinc, agua envasada más bebidas isotónicas para los bomberos.

Su compromiso social es una de las razones que la impulsa a seguir organizando ésta y otras cruzadas junto a sus amigas Juanita y Fresia. Las tres integran la olla común “A puro corazón”, de San Carlos, agrupación que reparte almuerzos los días sábados a 240 familias de la zona y que, ahora en marzo, también repartieron útiles escolares, y todo el año asisten a los adultos mayores del sector.

–“A puro corazón” provee de ropa personal y de cama a las personas mayores postradas. Paralelamente, llevamos comida los sábados a 240 familias. En pandemia, llegamos a 800 familias. Para lograr nuestras metas, pedimos que nos colaboren porque la necesidad está y no hemos descansado desde que se inició la emergencia sanitaria. Con los incendios, nos organizamos, nos movilizamos para llevar ayuda a los damnificados que lo habían perdido todo, nosotras  ya sabemos cómo hacerlo –explica.

Cecilia padece de cáncer de mama. Está próxima a una cirugía para extirpar su segunda mama, sin embargo, ella no decae y sigue ayudando con la misma devoción que al principio.

La experiencia de estar presente en medio de una desgracia de tal envergadura, fue enriquecedora, porque “jamás imaginamos la respuesta de la comunidad, menos aún que nos iría tan bien. ¡Hasta agua, bebidas isotónicas y barras de cereal les llevamos a bomberos!”, agrega.

EL LADO AMARGO

La voluntaria de “A Puro Corazón” indica que los días en que trasladaron la ayuda de su comunidad, las llamas eran voraces. “Pero con la ayuda del Señor todo lo que era comida, vestuario, electrodoméstico y agua lo dejamos en el gimnasio municipal, los materiales de construcción como madera y zinc los llevamos hasta una medialuna”.

Entre San Carlos y Ninhue hay 53 kilómetros, trayecto en el que debieron afrontar, según sus palabras, “llamas a lo largo del camino, campos consumidos por el fuego, siembras destruidas y lo más amargo, rumas de animalitos amontonados y quemados”. En ese panorama desolador, cuenta que ver al avión Súper Tanker en acción le dio esperanzas.

“A Puro Corazón” no recibe aportes en dinero de ninguna organización formal, están en proyecto de formalizarse y constituirse con personalidad jurídica para así recibir ayuda gubernamental. Por ahora funcionan gracias a la generosidad de feriantes, vecinos y pequeños negocios de San Carlos que ven el resultado de sus acciones.

Las tres amigas son respaldadas por sus familias y esposos quienes, “además de ayudar a pelar papas, mensualmente nos aportan con algo. Mi marido me da cien mil pesos para cubrir transporte, cubiertos y platos desechables para mi ollita”.

El encargado del Programa de Atención Domiciliaria Adulto Mayor (PADAM) de Bulnes y San Carlos, Juan Nova, reconoce que “durante los primeros meses de pandemia, Hogar de Cristo asistió económicamente al grupo de Cecilia, porque ayudaban a 25 sectores de San Carlos y en total a 800 personas. Hoy no existen los mismos recursos para mantener la asistencia”.

“Puro Corazón” es parte de Acción Solidaria de Hogar de Cristo. Y uno de los aspectos que más destaca Juan Nova de la personalidad de Cecilia es “su resiliencia. Ella tiene una enfermedad compleja, pero jamás se queja. Su buen trato con el prójimo le han permitido abrir una gran red de apoyo en San Carlos para su organización”.

Agrega que es una persona desinteresada, que cuando se propone una meta, la cumple. “Por eso es un agrado para todos trabajar con ella y sus amigas”.

COMPARTIR:

MÁS NOTICIAS

Papelnonos: El buen vivir del adulto mayor a partir de la creatividad

Papelnonos: El buen vivir del adulto mayor a partir de la creatividad

El programa nació en Argentina hace 35 años y es desarrollado en Chile por el Centro de las Culturas y las Artes Muñeca de Trapo, quienes adquirieron la franquicia en 2015 y promueven la expresión artística de la vejez. Gracias al patrocinio de Acción Solidaria del...

Carolina Urrutia: “Soy una mamá en movimiento”

Carolina Urrutia: “Soy una mamá en movimiento”

Tiene 48 años y vive en Maipú. Al inicio de la pandemia, notó el hambre que sufría su comunidad y decidió hacer algo; estableció ollas comúnes en el comité vecinal "El Ensueño" que entrega más de 500 platos de comida cada semana. Luego, en febrero de este año, cuando...

Voluntades que Mueven: Historias de solidaridad con mayúscula

Voluntades que Mueven: Historias de solidaridad con mayúscula

Ochenta y cinco voluntarios fueron postulados al reconocimiento Voluntades que Mueven, que entrega cada año la Red Voluntarios de Chile. El 14 de diciembre pasado se conoció a los 30 elegidos, entre ellos tres líderes de organizaciones pertenecientes a Acción...

CONOCE NUESTRAS ORGANIZACIONES Y SE PARTE DEL CAMBIO