Chef por Chile cocinó para comedor solidario del campamento Manuel Bustos

El pasado viernes 17 de mayo, la cocina del comedor solidario Villa La Pradera, del campamento Manuel Bustos de Viña del Mar, se vio revolucionada con la llegada de Chef por Chile gracias a la gestión de Acción Solidaria. “Es la primera vez que viene un chef a nuestra cocina, es lo más hermoso que nos ha pasado”, dijo la dirigente vecinal María Tapia. Sin duda, la experiencia fue más allá de compartir receta y cocinar. Entre risas y conversaciones, se entabló un vínculo para la vida.

Por María Teresa Villafrade

Cuarenta cebollas, 20 zanahorias, 10 ajos, seis repollos morados, ocho brócolis y coliflores, 12 zapallitos italianos y 12 pimentones verdes. Esa fue la lista de verduras que las voluntarias del comedor solidario Villa La Pradera, del campamento Manuel Bustos de Viña del Mar, partieron a comprar en la feria tempranito a la espera de la llegada de Chef por Chile.

La gran coincidencia es que la pandemia hizo nacer a ambas organizaciones: la que agrupa a chefs de distintos restaurantes para aportar con sus recetas y alimentos a los que más necesitan; y el comedor solidario que alimenta a varias familias vulnerables del campamento recientemente afectado por los incendios en la región.

Manos a la obra en la cocina solidaria de Villa La Pradera, campamento Manuel Bustos.

Ese viernes 17 de mayo, Chef por Chile y el comedor solidario de Villa La Pradera se conocieron y trabajaron juntos para preparar 250 deliciosos almuerzos que fueron entregados a los más vulnerables del sector. En especial, aquellos que quedaron sin nada tras el mega incendio de febrero pasado.

Primero el estallido social, después la pandemia y ahora los incendios. Esta serie de catástrofes, sin duda, está dejando huella entre los más pobres del campamento donde más de 1.600 familias residen. Si bien las carpas han sido reemplazadas por viviendas de emergencia, el frío y lluvioso invierno promete no dar tregua.

DE BRAZOS CRUZADOS

Gracias a la gestión de Acción Solidaria, el chef Felipe Durán llegó hasta el comedor solidario cargado de energía y entusiasmo.

“Hoy vamos a preparar un pollo al curry, con un sofrito primero de cebolla y zanahoria y después le vamos a agregar repollo morado, repollo blanco, brócoli, coliflor, ajo, el pollo y curry, leche evaporada y pimentones para que quede bien cremoso” instruye a las voluntarias de Villa La Pradera, las que desde el día 1 de la pandemia se cuadraron para ayudar a sus vecinos mayores, familias cesantes y niños.

Unimarc viene colaborando desde hace dos años con Chef por Chile y entregó las proteínas necesarias para este plato. Empaque Sustentable regaló los envases cuya gracia es que son ecológicos.

La voluntaria del comedor solidario, Sandra, entrega almuerzo a una familia beneficiaria.

Felipe Durán cuenta: “Toda la vida he tenido restoranes, pero el año pasado vendí el que tenía en Vitacura, se llamaba BBQ. Trabajé varios años en el Oporto que es de la familia Pubill (Pedro, Jorge y Marcela Pubill) quienes también son dueños del Dominó. Con ellos partimos Chef por Chile durante la pandemia en que todos quedamos de brazos cruzados”.

Ya han pasado cuatro años y siguen teniendo donaciones de alimentos. Esperan aumentar más las alianzas como la establecida con Unimarc. La Selecta, Salmón Chile y BioTech fueron los primeros en aportar durante la pandemia.

“Desde que nacimos, ha habido 24 chefs participando. Siempre hemos cocinado en Santiago, esta es la primera vez que nos invitan para afuera de la capital. Estamos siempre cocinando en restoranes y trabajamos con Nuestra Casa que es una corporación que tiene varias casas de acogida y se dedica a ayudar a las personas en situación de calle. Hay 13 o 14 comunidades a las que estamos donando alimentos de manera permanente”, resume Felipe Durán.

UNA GOTA GOURMET

Al principio, trabajaban tal como están haciendo en el comedor solidario del campamento Manuel Bustos. Pero después, cuando los restoranes se activaron, siguieron cocinando en la parroquia San Saturnino del Barrio Yungay. Posteriormente y hasta ahora, entregan cajas con los abarrotes a las comunidades donde siempre están funcionando las ollas solidarias y que tienen sus propios implementos.

“En estos últimos dos años hemos entregado a razón de mil raciones al mes y usando distintas recetas que armamos entre los chefs. Tenemos recetas de garbanzos con quinoa, porque siempre tratamos de ponerle una gotita más gourmet. Uno de nuestros aportantes fue en un minuto Salmón Chile y nos dieron de a 1.500 kilos, entonces llegábamos con salmón que es muy caro”, recuerda el chef.

Ahora con Unimarc abastecen de pollo, cerdo, albóndigas, carne molida, etc. “Hacemos todo tipo de pastas con salsa bolognesa y garbanzos que está carísimos ahora. Decidimos seguir igual, pero los chefs están ahora más ocupados entonces optamos por entregar alimentos en cajas y la receta”.

Agradecidas a morir, las voluntarias del comedor solidario de Villa la Pradera reaccionan felices: “vuelvan cuando quieran”. Más contentas quedaron al saber que la empresa Kangkawe, donó a cada voluntaria uno de sus tradicionales cuchillos parrilleros gracias a Chef por Chile.

PRIMER CHEF QUE VISITA EL COMEDOR

La dirigente vecinal María Tapia, felicita a Marcela, Ivonne, Sandra y a todas las mujeres del campamento que están apoyando los lunes, miércoles y viernes en el comedor solidario, preparando 250 almuerzos.

María Tapia es la líder de la junta de vecinos Villa La Pradera. Fue de las primeras en llegar al campamento.

“Logramos que algunas tuvieran paga a través del programa generación de empleo, pero algunas nos faltan, le pedimos al gobierno que por favor puedan contratar a estas personas que dejan sus hogares para poder estar aquí ayudando a sus vecinos”, le cuenta a Felipe Durán.

“Hogar de Cristo ha estado con nosotros desde el primer día que llegamos aquí. Lo he dicho en todas partes, que estas instituciones han estado desde el primer día con nosotros en todo sentido. En fortalecer a las familias que es tan importante, y esto del comedor, que hoy nos traen un chef por primera vez en nuestra cocina de Villa la Pradera, es lo más hermoso que nos ha pasado”, dice María emocionada. Pero dice que lentamente las ayudas se van retirando y todavía existen muchos vecinos que lo perdieron todo en el mega incendio.

Compartiendo el almuerzo al finalizar la jornada. Felipe Durán y María Tapia, al centro.

Al finalizar la preparación, empiezan a llegar las familias a buscar sus envases. Y por supuesto, no podía faltar un almuerzo de camaradería con todas las voluntarias y el equipo de Chef por Chile.

Luis Ossa, director de Acción Solidaria, destaca lo importante que es recomponer el tejido social y entablar vínculos entre las organizaciones de la sociedad civil.

“Nosotros le preguntamos a María Tapia qué necesitaba y ella pidió que le vinieran a ayudar en el comedor solidario. Agradecemos a Chef por Chile por venir a darles una mano. No nos cabe duda de que esta visita se repetirá”, finalizó.

Ahora es el turno de la foto para la posteridad y el recuerdo.

Acción Solidaria representados por Luis Ossa y Claudia Ahumada, junto a las voluntarias del comedor y Felipe Durán, de Chef por Chile.

COMPARTIR:

MÁS NOTICIAS

Papelnonos: El buen vivir del adulto mayor a partir de la creatividad

Papelnonos: El buen vivir del adulto mayor a partir de la creatividad

El programa nació en Argentina hace 35 años y es desarrollado en Chile por el Centro de las Culturas y las Artes Muñeca de Trapo, quienes adquirieron la franquicia en 2015 y promueven la expresión artística de la vejez. Gracias al patrocinio de Acción Solidaria del...

Carolina Urrutia: “Soy una mamá en movimiento”

Carolina Urrutia: “Soy una mamá en movimiento”

Tiene 48 años y vive en Maipú. Al inicio de la pandemia, notó el hambre que sufría su comunidad y decidió hacer algo; estableció ollas comúnes en el comité vecinal "El Ensueño" que entrega más de 500 platos de comida cada semana. Luego, en febrero de este año, cuando...

CONOCE NUESTRAS ORGANIZACIONES Y SE PARTE DEL CAMBIO